Aquatemp S.L.U ahorro

AHORRE CON UN BUEN MANTENIMIENTO DE SU CALEFACCIÓN

El gasto en calefacción y agua caliente sanitaria es uno de los más apreciables en casi todas las economías domésticas. La adopción de alguna o varias de las medidas sugeridas a continuación le aportarán ahorro y usos más confortables:

  • Mejoras en el aislamiento térmico de la vivienda con nuevas ventanas o con nuevo acristalamiento (existen programas de ayuda para su sustitución)

    Este tipo de reformas se amortizan como reducción de gasto en calefacción, normalmente en períodos de tiempo no muy largos, resultando un ahorro considerable a partir del momento de la aplicación de las mejoras.

  • Eliminación de filtraciones de aire

    El número de renovaciones de aire que se producen en las viviendas está muy relacionado con el consumo de energía necesaria para calentarla y puede reducirse fácilmente con la aplicación de burletes adhesivos y cintas adecuadas en puertas y ventanas.

  • Ventilación controlada

    Una ventilación lo más reducida posible de la vivienda evitará que se enfríen demasiado los tabiques y cerramientos de obra y el gasto para volver a calentar la casa será menor.

  • Temperatura controlada

    Ajustar la temperatura de calefacción supone un ahorro en la factura de prácticamente un 15% por cada grado centígrado de reducción. Regular la temperatura de nuestra vivienda a los valores adecuados, en los momentos necesarios, puede suponer un importante ahorro y mejora del confort.

  • Regulación y selección adecuada de termostatos

    Existen termostatos de ambiente muy sencillos de instalar, que satisfacen la mayoría de las necesidades domésticas y que, normalmente, se amortizan en el primer período de invierno en el que se usan.

    Ahorro de agua
  • Empleo de cabezales termostáticos en las estancias de la vivienda más importantes

    No son caros y funcionan muy aceptablemente. Además, en algunos casos, la sustitución es directa, sin obras y sin tener que vaciar la instalación. Constituyen una opción interesante y complementaria a los termostatos de ambiente, que ayudará a mantener la temperatura de cada habitación en unos límites de consumo y confort muy adecuados a cada necesidad.

  • Sustitución de las calderas antiguas por otras más eficientes y seguras (existen ayudas para su sustitución)

    Es interesante hacer un control inicial de los parámetros de la combustión de la caldera existente para estimar el tiempo de amortización de la nueva caldera y la calidad de sus humos, como ayuda para la toma de decisiones.

  • Reducción de la presión del agua

    Reduce el consumo de agua y el de la energía que es necesaria para calentarla, reduce averías y mejora el funcionamiento y la duración de los equipos domésticos (cisternas, grifos y electrodomésticos).

  • Empleo de válvulas termostáticas a la salida de los termo-acumuladores de agua caliente

    Evitan riesgo de quemaduras, facilitan la regulación de la temperatura en los grifos, aumenta la duración del agua acumulada al poder incrementar su temperatura y ahorran energía por reducirse la disipación de calor en las tuberías.

  • La instalación de difusores-aireadores

    En los caños de las griferías más usadas ayuda a reducir la cantidad de agua necesaria para obtener el mismo aseo.

  • Instalar pulsadores dosificadores de descarga de agua en las cisternas

    En las cisternas que no los tengan y mantener los grifos sin goteos colaborará en el control de gastos innecesarios.

    Ahorro de agua

icono calefacción

Calefacción y A.C.S.

icono fontanería

Fontanería

icono gas

Gas

icono ahorro

Ahorro

Si quiere conocer más sobre ahorro y eficiencia energética puede visitar la página:

IDAE - Ahorro y eficiencia energética